No te critiques, respétate

Muchas veces, después de un ruptura o separación matrimonial, comenzamos con las autocríticas pensando una y otra en lo que pudimos hacer mal, nos machacamos continuamente y nuestra autoestima puede verse dañada o disminuida.

Para esto los especialista recomiendan centrarnos en nosotras mismas:
Aceptarnos a nosotras mismas
Esta bien hoy me puedo sentir incómoda, no me gusta como me veo o cómo está siendo mi día a día. Lo primero es aclarar cómo puedo solucionar esto que no me gusta. Lo mejor es tomar aire y llenarse de actitud, tomar lápiz y papel y sentarte a escribir todo eso que te gustaría cambiar. ¿Cómo deseo ser? teniendo claro que eres una persona maravillosa, existen cosas que te gustaría transformar o mejorar para ser la persona que realmente quieres ser.
Elaborar un plan de acción, una lista ordenada con todos los puntos que quieras cambiar, esto te guiará y ayudará a tomar acción ordenadamente y eficientemente. Una vez identificada esas transformaciones que te gustaría realizar, averigua que es lo que tienes que hacer para poder establecerlas como metas alcanzables. Por ejemplo si quieres apuntarte a aprender algún idioma, averigua si puedes compatibilizar horarios y costes, ver si queda cerca de casa o si se adapta a tus necesidades en la duración del curso. Recuerda siempre buscar plan b, si el primero no te resulta por la razón que sea, no te quedes nunca con una primera respuesta, vuelve a intentarlo hasta que agotar todas las posibilidades. Debes ir paso a paso ya que todo cambio necesita un proceso para la integración conscientemente.
A medida que vayas superando las pequeñas metas impuestas, te sentirás de maravilla al momento de ir tachando y avanzando en cada logro, esta acción te hará sentir orgullosa de quien eres, de la determinación y capacidad que has tenido para tomar las riendas de tu vida .
Muy importante es evitar las comparaciones y si lo haces que sólo sean referentes de inspiración. Tomar de esas personas o referentes lo que objetivamente podríamos adaptar en nuestras vidas y lo que no depende de un tercero o de la naturaleza (genética).
Muchas veces nos encanta el aspecto de alguien y no pasa nada, pero también hay personas que inspirar por su alegría, por su profesionalismo, por su perseverancia, por su fe, por su educación y por el trato que tiene con quienes la rodean.
Aquí va una segunda idea o recomendación, quizás muchas veces has escuchado sobre hacer un tablero de los sueños, hoy te propongo hacer un tablero pero de “tu persona ideal.” Seguramente te sientes muy identificada con ellas porque debes tener muchas semejanzas, puedes buscar alguien de quien te gusten sus valores, su inteligencia, su personalidad, la seguridad que transmite, su elegancia, como se comunica, su trabajo, su alegría y entusiasmo, su actitud ante la vida, su look, etc.
Puedes elegir 5 personas que te inspiren recortar sus fotos y escribir claramente por que las eliges a cada una de ellas. Una vez las tengas pegadas en tu tablero, analiza como podrías implementar todos estos atributos en tu vida, sin dejar de ser tu. Porque recuerda eres irrepetible y tienes la gran capacidad / ventaja de elgir tus pensamientos y decidir cómo quieres ser. ¿Te animas?

Por último reiterar la importancia de centrarnos en nosotras muy a conciencia, saber qué es lo que yo puedo hacer para salir de una situación que no me gusta, qué es lo que está a mi alcance y que no depende otro. De esta forma evitaremos frustraciones sin sentido, por la falta de objetividad y realidad.
Regálate el valor que te mereces, quiérete mucho y por sobre todo agradece lo que tienes.